DELITO DE ODIO

Muy buen articulo del Crnl. (sp) Raul Andrade Moncayo

La década correista ha sido nefasta para el país no sólo en el aspecto político, económico y psicosocial, sino también en términos de valores y principios morales que debe regir en toda sociedad. Donde en forma maquiavélica el actor político trastoca los valores y busca inocular en el pueblo el “germen del odio” , para destruir la cohesión nacional con fines políticos.

En todo sistema totalitario “el odio” es utilizado com herramienta política, la cual es empleada de forma intensiva por su aparato de propaganda y caudillos para mantener enfrentadas a las masas y de esta manera mantener el dominio de las mismas.

En el Ecuador, lo que se vendía en cada sabatina no era sino una dosis de esa medicina, que aparentemente parecía inofensiva, pero con el pasar de los años fue tomando cuerpo y su contenido fue un mensaje de constante agresión verbal que se tradujo en insultos, calumnias e injurias que buscaban desacreditar a todo lo que olía a oposición, a fin de silenciar sus voces críticas y sobre todo mantener viva la lucha de clases y de esta manera alcanzar el objetivo de “divide y reinaras”.

Está situación no hubiera sido posible, sino hubiera estado al frente de esta tragicomedia un odiador social contumaz como el ex Presidente Rafael Correa, lo cual facilitó en gran medida para debilitar la unidad nacional y de esta manera materializar obscuros intereses políticos, que le permitieron mantenerse en el poder 10 años y dejar en el mismo a un coideario, que para fortuna del país se dividió por la situación como dejo la mesa servida, lo cual le llevó al actual régimen a utilizar un discurso menos confrontativo, pero igual es corresponsable de la crisis económica del Ecuador.

En la actualidad, vemos que la herencia dejada por el correismo se traduce en constantes enfrentamientos entre actores políticos, entre grupos raciales, entre grupos de diferente nivel socio-económico, entre grupos de diferentes ideología, llegando al extremo de introducir este virus al interior de los cuarteles para enfrentar a la tropa con la oficialidad. Toda esta evidencia de enfrentamientos se refleja en la afectación de la moral del pueblo ecuatoriano, que ve con decidía e indiferencia la problemática del país. Antes del accionar diabólico del correismo, el pueblo tenía una actitud altiva y vigilante que no permitía el abuso en el ejercicio del poder, sin embargo está actitud ha sido minada por un actor político sin escrúpulos, que ha utilizado “al odio” como instrumento político para debilitar la unidad y  voluntad de lucha que debe tener todo pueblo, que se precia de ser digno.

La labor titánica el CPCCS transitorio liderado por un ciudadano valiente como el Dr Julio Cesar Trujillo, ha marcado un norte para tratar de recuperar la institucionalidad del país, debilitada por el régimen anterior con el propósito de perennizarce en el poder. La historia se encargará de reconocer la labor ejemplar de éste ilustre ciudadano, que ha sido un adalid en la lucha contra la corrupción y que a pesar de sus años nos ha dado una lección de hombría de bien para reencauzar a la Patria por el camino del que nunca debía haber salido.

Los delitos de odio tienen lugar cuando una persona ataca a otra motivada exclusivamente por intereses mezquinos u ocultos y eso es justamente lo que ha ocurrido en la ceremonia de terminación del CPCCS transitorio con 3 actores plenamente identificados con el correismo en contra del Dr Trujillo, quien por éste hecho se encuentra en condiciones delicadas de salud. No permitamos que la sociedad ecuatoriana continúe enfrentada por el uso indiscriminado del odio para afectar la honra y dignidad de las personas por protervos fines políticos, la única forma de parar es sancionando a los responsables de éste u otro hecho que pudiere darse en el futuro. La justicia tiene el deber moral de frenar esta práctica violenta totalitaria y permita garantizar el convivir pacifico de la ciudadanía.

Crnl (SP) Raúl Andrade Moncayo


One response to “DELITO DE ODIO

  1. Si todo esta aparentemente bien, pero tremenda jalada en nombrar a semejante Corte Constitucional que prácticamente se ha constituido en un poder dictatorial: liberando delincuentes, queriendo aprobar el matrimonio entre homosexuales, en fin. Acciones macabras para los intereses de la familia ecuatoriana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.